Thamara López | Escritora

Thamara Lopez - Logo

El camino más fácil hacia la felicidad, es la felicidad intencional

FELICIDAD INTENCIONAL

¿Quieres ser feliz? seguramente respondiste que sí. Pero así como para ser ingeniero, no basta con las ganas, para ser feliz tampoco. Acompáñame a descubrir el camino más fácil hacia la felicidad, la felicidad intencional.

Hay algo que nadie dice, o al menos yo no lo he oído ni leído, y es cómo se construye la felicidad intencionalmente, desde mi ser. Desde cosas como poner la mente a tu servicio, que no sea tu ama, sino tu sierva.

La mente es caótica, tenemos que dominarla o de lo contrario te volverá la vida un perenne caos. El mundo real siempre es más benevolente que el mundo mental, esta frase ya nos dice mucho.

Vamos a aterrizar las ideas, porque en tu mente podrías estar pensando que necesitas dinero, determinado trabajo, ciertas personas a tu lado, un cuerpo de tal forma, etc.

Y sí, el dinero es una poderosa herramienta y un recurso maravilloso que nos da opciones, el trabajo de nuestros sueños es un privilegio que debemos agradecer, un cuerpo sano y hermoso nos hace la vida más fácil, y tener buenas relaciones es una inmensa bendición.

Ahora, que pensemos que para ser feliz necesitamos esas cosas, es exactamente lo opuesto, ser felices nos hará manifestar todo aquello que deseamos.

Eso lo llama el Dr Joe Dispenza, la emoción antes que la experiencia, y es que no hay ninguna razón para posponer la emoción o felicidad que algo nos produciría si ya estamos seguros de que lo vamos a lograr u obtener.

Solo hay una sola cosa que debo tener antes, para que construir la felicidad sea más fácil, y es salud plena. Estoy escribiendo un ebook que se llama sanación plena y felicidad intencional. En Abril de este 2024 ya estará publicado. Porque se me hizo muy difícil imaginar a alguien que no tiene salud intentando ser feliz.

Aunque debo decir, que cuando me diagnosticaron el cáncer, sentí la felicidad de la sanación antes de verla manifestada en mi vida, ese momento de mi vida es mágico e inexplicable, así que no puedo suponer que a todas las personas se les hará igual de fácil manifestar su salud.

Quiero destacar que todos tenemos la misma capacidad de autosanación, solo que algunos hemos despertado ante esa realidad y otros no, por eso quiero facilitar ese camino con mi nuevo libro, en base a mi experiencia personal, y a todo lo que he aprendido todos estos años.

Claro, te puedo decir que en mi experiencia personal, y durante el momento más elevado de mi existencia, fui feliz antes de sanar del cáncer, pero juro que hasta hoy no sé muy bien cómo lo logré. 

En el momento que descubra los detalles para lograrlo, y construir una información que puedan replicar, se los diré sin duda alguna.

La coherencia me parece fundamental para tener credibilidad, yo no te puedo enseñar cómo llegar a lugares a donde aún yo no he llegado, pero sí te puedo compartir mi experiencia de cómo sané de un cáncer milagrosamente, y cómo ser fundamentalmente feliz.

Sané de un cáncer sin intervención humana, no tomé ningún medicamento, ni me sometí a ningún tratamiento médico, y he logrado ser feliz estructuralmente, es decir, que la mayoría del tiempo lo soy.

Por supuesto que hay coyunturas en donde no me siento feliz ni conforme con lo que está pasando. Pero con prontitud regreso al gozo que construyo de manera intencional. 

No te voy a decir todo lo que hago, pero te diré lo que hago todos los días, al final lo que hace la diferencia es lo que hacemos repetidas veces.

Diariamente:

  • Me levanto con una sonrisa y digo en voz alta “hoy será un día genial”.
  • Me tomo un gramo de Vitamina C al despertar y otro antes de dormir (siempre alejado de las comidas).
  • Tan pronto salgo de la cama, hago la cama y arreglo el cuarto. Al final del día será muy agradable regresar a un cuarto ordenado.
  • Cada vez que me descubro pensando en algo negativo, grito “TE AMO”, no me pregunten, fue algo instintivo que me surgió y he notado que funciona. Es como un interruptor para apagar la mente saboteadora.
  • Hago crioterapia casera, meto mi cara en agua helada por 15 segundos tres veces, eso estimula el nervio vago.
  • Bailo a diario al menos 5 minutos, la mayoría de las veces lo hago durante 30 minutos, me sirve para mantenerme en forma, para trabajar la coordinación y para subir el ánimo. 
  • Leo mínimo 10 páginas al día, leer es al cerebro lo que el ejercicio es al cuerpo. Y ni hablar de cómo expande mi mente y mis conocimientos. 
  • Tengo afirmaciones y frases motivadoras pegadas por toda mi casa.
  • Tengo mi espacio bonito y acogedor, mi casa es mi templo de paz, cuido muy bien quien entra en ella, cuido mucho mi energía y con quien comparto mi tiempo. 
  • Trabajo en mi pasión, en mi propósito, dejé lo conocido por lo emocionante, mi vida actual es vibrante y novedosa. 
  • Oro a diario, hablo todo el día con Dios, me entrego a Él, le pido lo que deseo, y cuando no sé qué pedirle, simplemente le digo “si esto viene de ti sí lo quiero, y sino, aléjalo”.
  • Procuro todo aquello que me da paz y tranquilidad, cumplir mi palabra es una de esas cosas, siempre, siempre, mis palabras y mis acciones van de la mano.
  • Soy mi prioridad, luego de Dios, yo estoy primero, el amor propio no es egoísmo, es sentido común. 
  • Practico anteponer la emoción a la experiencia, es decir, celebro por adelantado y siempre espero lo mejor de todo, total, consume la misma energía que hacer lo contrario.

Conviértete en un paranóico inverso, en lugar de esperar siempre lo malo y lo peor, espera siempre lo mejor, es la misma inversión de tiempo y energía.

Recuerda la frase que dijo Henry Ford “tanto si crees que puedes, como si crees que no, en ambos casos estás en lo correcto”.

148 comentarios

  1. Siempre te diré lo mismo eres un ser de Luz por eso te admiro . Excelente me brindas mucha paz y me identifico mucho con muchas de tus escrituras . 👏💖

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?