Thamara López | Escritora

Thamara Lopez - Logo

A un paso de nuestros sueños

Con la mirada en mis sueños

Anoche en medio de la rutina de ordenar mi cocina, mientras escuchaba un podcast como de costumbre, tuve una reflexión, pensé “siempre estamos a un paso de nuestros sueños”.

Esta frase no es metafórica, es literal y te la repito “siempre estás a un paso de tus sueños”, ¿cómo llegué a ella?, siempre me gusta contarte como  caigo aquí, como es que llego a sentarme a tomarme un café con mis pensamientos y con mis reflexiones.

La verdad todo comenzó porque mi cocina estaba hecha un desastre, y yo sin ninguna ganas de ponerla en orden, pero simplemente no lo pensé, me puse mis audífonos, puse mi podcast de Joe Dispenza, y comencé a lavar los platos. 

Inmediatamente me cambió el ánimo, fue tanto así que hasta lavé todo el piso de mi apartamento con lavaplatos, lavé los baños, en fin, parecía que me había tomado un energizante. Cabe destacar que eran la 1 de la mañana. 

Y ahí pensé, literalmente todos estamos a un paso de lograr nuestros sueños, cualquier vaina que se nos ocurra, basta tomar acción “sin pensar”, porque si me pongo a pensar “tan buena que está mi serie en netflix, o prefiero escribir, o prefiero leer”, no habría tenido la felicidad inmensa que tuve hoy al levantarme y ver toda mi casa reluciente.

Pasa con lo simple, como lavar los platos, pero también aplica para los más grandes sueños, como en mi caso, escribir un libro. 

Yo no me puse a pensar ”¿y quién carajos me va a leer?, o cómo hacerlo, en donde publicarlo, nada, yo simplemente, me preparé un café, me senté en mi oficina, y comencé a escribir, lo que me nacía escribir. 

No pensé en hacerlo de modo complacer a alguien, o de escribir algo que fuera más comercial, tampoco pensé que en el camino no sabría cómo continuar, lo único que hice fue dar el primer paso, abrir mi laptop, no más que eso.  

Un viaje, un cambio de trabajo, el inicio de una relación, un curso, una receta, ordenar el closet, absolutamente todo en la vida, comienza con un paso, uno solito. 

Y así, con un reduccionismo bárbaro, hemos llegado a la conclusión que para vivir la vida de nuestros sueños, solo debemos dar el primer paso de algo y de todo en la vida. 

Cuando me da flojera ir al gym, si pienso en las rutinas que me tocan, y en los 90 minutos que estaré allá, sencillamente no iría, pero en ese momento solo me ocupo de una sola cosa, ponerme mi ropa y mis zapatos de entrenar, solo eso.

Cuando llego al gimnasio, generalmente ni recuerdo lo mucho que me costó llegar hasta ahí.

Cuando comencé a escribir mi libro, no tenía todos los capítulos en mente, ni siquiera el nombre del libro, pero créeme que la magia siempre aguarda luego del primer paso, en este caso, de las primeras letras. 

Nadie necesita ver todo el camino para dar el primer paso en nada, y si bien intentarlo no garantiza lograrlo, no hacerlo sí garantiza el fracaso. Es de hecho, el único fracaso en la vida, no intentarlo.

Winston Churchill decía “el éxito es ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

La próxima vez que no tengas ganas de fregar los platos, ponte unos audífonos, una música que te guste, o un podcast, y lava el primer plato, cuando vayas por el segundo te estarás acordando de estas líneas.

Para dar el primer paso no lo pienso, pero ya estando en acción, me comienzo a emocionar por el resultado, por cierto, dicen los expertos en manifestación y en energía, que es la mejor manera de lograr un sueño, emocionarte por adelantado, darlo por hecho. 

Yo soy fan de Tony Robbins, me encanta su trabajo, su enfoque, todo lo que ha logrado, y todo lo que divulga para contribuir con la humanidad. Actualmente estoy más que leyendo, estudiando uno de sus libros, “controle su destino”.

En una entrevista que le hizo otro hombre que me encanta, Lewis Howes, dijo que una de las cosas que hace al despertar para elevar sus niveles de energía, es meterse en una piscina a -14 grados de temperatura, es decir, se lanza en una piscina con hielo todos los días de su vida al despertar.

Más adelante decía riendo, “no recuerdo ni un solo día en que haya estado feliz porque me voy a lanzar al agua helada, pero mi cerebro ya sabe que cuando yo digo vamos, es vamos”.

¿Te imaginas el poder transformador al que tendríamos acceso si cuando decimos vamos es vamos?, sin sabotajes, sin “ya va”, no, VAMOS ES VAMOS. 

No hay nada que paralice más a un ser humano que el exceso de análisis, hay una frase que dice “mucho análisis crea parálisis”, descomponer ese sueño en pasos, en días, en todo el esfuerzo que haremos, en los tropiezos inciertos, es el camino más seguro al desaliento y al abandono de tan siquiera intentarlo. 

Cuando estés por dar ese primer paso, dos cosas te pido, no lo pienses, solo hazlo, y en caso de que decidas contarle a alguien, cuida muy bien a quien decides abrirle los oídos, porque sería absurdo que si vas a abrir una panadería, le preguntes a un primo que vive echado en un sofá viendo Netflix a alguien que quebró en su negocio. 

Cuida bien de quien te dejas liderar, tanto de tus pensamientos dominantes, como de tu entorno, otra frase que me encanta de Churchill dice “La principal diferencia entre los humanos y los animales es que los animales nunca permitirían que los lidere el más estúpido de la manada” 

Que no te sabotee ni tu mente ni tu gente, porque ya sabes, lo único que necesitas para lograr tus sueños, es dar el primer paso. 

También puedes leer:

Oportunidad 🍀

https://www.tonyrobbinsspain.com/un-regalo-para-ti/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?