Thamara López | Escritora

Thamara Lopez - Logo

A mis 13 …

Que de cuentos tenemos ella y yo, conversaciones hasta las 3 am que terminaban en “Yo respeto tú opinión pero no la comparto”, escapadas con o sin novios, robadas de carros cuando apenas me llegaban los pies a los pedales, insolencias varias, le decía “maquiavélica” cuando no me dejaba ir a alguna fiesta, uy, que de cuentos tenemos ella y yo, o mejor dicho, nosotras tres, mi madre, mi adolescencia y yo. Por supuesto la hermosura de respuesta de “yo respeto tú opinión, pero no la comparto” era de esta muñeca a sus 13 años ante su cansada madre que no hallaba qué hacer conmigo, no estuve fácil de pana!

A Dios gracias que yo no pagué como madre las que hice como hija, porque a pesar de que jamás lo hubiese hecho, creo que ganas si me hubieran dado de devolver a una carajita como yo, algo así como “no me la pueden cambiar? Es que vino como defectuosa”. Uy no, inmamable fue poco, eché toda la vaina que pude, que quise, y la que se me ocurrió! La peor parte era esta, la que se me ocurría, porque vaya que era ingeniosa para salirme con la mía. Cuando tenía 14 años, tenía un novio que tenía 19 años y vivía en Caracas y venía para Acarigua a visitarme, pobres padres míos, y bueno, mi mamá cuando él llegaba, en lugar de dos ojos, ella tenía diez y encima de mí intentando sin mucho éxito cuidarme de las cosas que uno hace con los novios. 

Yo no encontraba la forma de escaparme con mi novio grande, grande de edad y de tamaño, medía casi 2 metros, y bueno, con mi ingenio que nunca me ha abandonado, me lo llevé para el techo de mi casa, en Acarigua, ciudad donde la temperatura son 40 grados centígrados bajo sombra, y yo arriba en el techo sobre las tejas! Esa vaina era como para derretirse, pero yo estaba segura que mi inocente madre ni de vaina me iba a encontrar ahí, cómo se iba a imaginar mi mamá que yo estaba con mi novio en el techo de la casa en Acarigua haciendo cositas? 

Para la felicidad de mi madre, y ya luego verán por qué, me casé a los 18 años, y antes de casarme tuve 14 novios, ni a mi me da la cuenta, no logro despejar la “X”, es de las cosas favoritas que usa mi sobrina Valentina para joderme. Muchas veces me ha dicho “Tía, tú tuviste 14 novios en 4 años!” así como que, no me jodas Tía! mis pobres padres estaban tan cansados de mis jodiendas, que me dejaron casar con el novio con quien tenía 2 meses de noviazgo, hasta pensaron que estaba embarazada, pero no, fue un amor como soy yo, arrollador, y yo me dejé arrastrar feliz de la vida cuando el padre de mis dos hijos me pidió matrimonio a tan solo 15 días de noviazgo, como les mencioné en mis líneas de presentación, realmente he tenido una vida más divertida que dramática.  Recuerdo cuando le dije a mi mamá que me iba a casar, mi madre que es la compostura hecha ser, me dijo mirándome a los ojos con una mezcla de molestia y preocupación pero también de un profundo alivio, me dijo “Ay si, cásate, no te lo cuido más!!” mi mamá siempre dice que el peor trabajo de la vida es cuidar traseros, que ella hizo el curso dos veces y la rasparon, pero que va, mi hermanita no jodió ni la cuarta parte, no es justo que la metan en el mismo saco que yo. 

Pero la verdad es que a mi todo, en medio de la improvisación, y de lo arriesgada que fui y sigo siendo en ese aspecto, todo me ha salido muy bien, Dios ha sido amoroso, Él siempre me ha cuidado y la verdad no tengo absolutamente nada que lamentar de mi prolífica y divertida vida amorosa o relacional. Mis dos increíbles hijos nacieron de un gran amor, creo que del único hasta ahora de hecho, nacieron de mi matrimonio, que pese a que Luis Eduardo y yo nos jugamos el talonario completo de la rifa para que eso no durara ni 6 meses, éramos muy jóvenes, bastante inmaduros y sin dinero, pues estuve casada 9 años con el padre de mis dos hijos, y es un padre maravilloso, presente y amoroso, super presente diría yo, así que escogí muy bien al padre de mis hijos a mis 17 años, porque cuando le dije que si, aún no había cumplido los 18. 

Cuando salí embarazada por segunda vez le dije al padre de mis hijos “Quiero que sepas que sí es varón, me voy a cortar las trompas, estamos de acuerdo?”, ya teníamos a Mariandrea, casi 4 años tenía nuestra hija ya, y bueno el padre de mis hijos dijo que si, pero solo si y solo si era varón, me autorizaba a cortarme, por cierto, que locura que una mujer necesite autorización de su esposo para eso. Y bueno, cuando yo tenía 6 meses de embarazo fuimos a la consulta y el médico nos dió la gran noticia de que era varón, a lo que yo me siento en el escritorio del doctor y le digo “Dr, vamos a hablar del corte de trompas” y el Dr me mira asombrado y me dice “Hija, que edad tienes tú?” y yo “23 años Dr, pero yo no soy un conejo para andar de paridora, además yo peleo mucho con este gordo, y yo no quiero los Rojas López, los Gonzalez Lopez y los Perez Lopez, yo me quiero cortar, no quiero tener más hijos, ya tengo a mi hija y tendré a mi varón, para que más?”. Bueno, esa conversación tardó como 3 horas, el Dr tratando de convencerme de que yo era muy joven para decidir eso, y me dio todas las fatídicas razones por las cuales yo quizás me podría arrepentir de esa decisión en el futuro. Una de mis respuestas recuerdo fue “Dr, un hijo no es un par de zapatos que se reemplaza con otro, además yo ya decreté que cuando yo me muera mis dos hijos estarán ahí”. Bueno, la verdad no tengo otra decisión de la cual presumir en mi vida como ésta, a los 23 años tomé una decisión de la cual jamás, ni un solo minuto de mi vida, me he arrepentido, que sapiencia la mía a mis 23 años, como pude ver tan claramente mi futuro en ese aspecto? Que delicia tener 49 años y tener una hija de 30 años y un hijo de 26 años, que por cierto si hubiesen salido como su mamá de precoces para parir, yo tendría nietos grandotes ya, pero no, aún no soy abuela aunque me encantaría serlo. De haber parido como muchas conocidas a los 40 años, creo que no podría estar felizmente dedicada a escribir en la oficina que tengo en casa, en lugar de este delicioso silencio, tendría a mis hijos llorando, peleando o pidiendo comida. Hay cosas que uno dice, sí vuelvo a nacer lo hago igual, en mi caso sería todo lo que he escrito hoy …

4 comentarios

  1. Me goce este blog muchiiiisimo, yo soy «la hermanita»… y eso de la tercera parte es una barbaridad, un exabrupto… ni una millonesima parte jodi yo comparada contigo… mori de la risa con la visita en el techo, me los imaginé friendose alla arriba

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?